Patricia Benfield
0
 

Por Patricia Benfield

El Arte de la Filigrana

 
 
PATRICIA BENFIELD® es una casa de joyería filigrana nacida con la idea de honrar las tradiciones culturales del estado de Oaxaca. Centrándose en la creación filigrana, representa el patrimonio cultural preservando la tradición orfebre mixteca en piezas artesanales únicas, puramente hechas a mano.
 
 

Una Tradición Milenaria.

Desde el descubrimiento de la tumba 7 en Monte Albán, el desenterramiento de varias reliquias y artefactos mostró un toque del arte y sofisticación de las técnicas de los orfebres mixtecos que han dado al Estado de Oaxaca un estilo propio. Arte artesanal con emblemas sagrados y diseños moldeados en collares, pendientes, pulseras y anillos que han seducido al mundo desde entonces.
Una delicada obra ornamental de oro y plata trenzado. Una de las técnicas más antiguas de joyería, hoy se podría considerar como pasada de moda y ligada a los "remakes" tradicionales, pero en las manos adecuadas puede ser de una belleza incomparable. La filigrana de Oaxaca tiene la mayor mezcla cultural y riqueza, debido a la diversidad étnica, mística y biológica; su identidad se mantiene en sus costumbres milenarias. Estos son heredados por nuestros famosos orfebres mixtecos transformando el oro y la plata en creaciones únicas puramente hechas a mano.
Con esta herencia artesanal por generaciones de artesanos, con refinada habilidad y la máxima dedicación, damos vida a cada pieza única a mano.
 
 

Detrás de los Diseños.

Patricia Benfield nació en el estado de Oaxaca, una pequeña pero histórica ciudad del sur de México. Patricia siempre ha tenido un amor por cualquier tipo de arte desde que era pequeña. Debido al trabajo de su padre, pasó su infancia en diferentes partes de México hasta estudiar Artes Plásticas en el estado de Puebla. Estando casada durante años, y como madre de dos hijos, intenta combinar sus dos pasiones en la vida, la familia y el diseño de joyas, el estudio de piedras preciosas y finas gemas.
 
He dejado mi mente en tantos lugares, pero nunca me he quedado en un lugar donde me he sentido más a salvo y feliz que en mi ciudad natal de Oaxaca. Puedo decir con certeza que este lugar tiene mi corazón y sin duda será por el resto de mi vida.
— Patricia Benfield